1/1/08

Sobre la licnomancia~

El oráculo de la llama es conocido por el nombre de "licnomancia" (del griego lychnomanteia, lychnos: lámparas; y manteia: adivinación). Cuando queramos realizar una lectura de la llama de una vela, devemos tener en cuenta una serie de detalles para realizar la técnica adecuadamente. En primer lugar, es indispensable elegir una habitación donde sepamos que nadie nos va a molestar. La tranquilidad mental es importante, y los sobresaltos o distracciones suelen cortar la comunicación con la llama. Debemos observar que no se produzca ninguna corriente de aire, pues ello falsificaría los mensajes. La elección del color de la vela no tiene demasiada importancia. Como complemento ritual podemos utilizar el aceite de lirio que favorece la videncia y purifica. Ungiremos la vela con este aceite desde la mecha hasta la base; acto seguido, pondremos un poco del mismo en nuestro tercer ojo (en la frente, entre las dos cejas) y en la base de la nariz, pues refuerza bastante la recepción de información psíquica. Nos sentaremos en una habitación oscura a un metro de distancia de la vela que habremos encendido con fósforos de madera, realizaremos algunas respiraciones profundas y observaremos los movimientos de la llama. Se pueden formular todo tipo de preguntas. Veamos ahora lo que representan las formas o movimientos de las llamas:
  • Si la llama oscila de izquierda a derecha, anuncia dudas y vacilaciones a la hora de tomar una decisión.
  • Si se eleva esbelta y elegante queriendo subir más de lo normal, indica que se va a producir un acontecimiento importante y beneficioso.
  • Si, al contrario, tiende a bajar del nivel normal y se encoge, anuncia que las posibilidades de realización son mínimas y con riesgos de pérdidas.
  • Si el movimiento de la llama es en forma de espiral, alerta sobre los adversarios, pues es posible que estén tramando algo en tu contra.
  • Si incrementa su luminosidad, presagia felicidad en los amores, posible encuentro agradable con posibilidades de formas pareja.
  • Si forma dos o tres puntas en su cúspide, avisa de las envidias del entorno, celos y malas pasadas.
  • Si chisporrotea haciendo ruido, indica malas influencias y carga negativa de energías, alguien está dispuesto a hacernos daño.
  • Si desprende mucho humo, suele presagiar malas noticias. En caso de que la pregunta sea sobre un enfermo, indica empeoramiento de la situación.
  • Si sube y baja repentinamente varias veces, señala situaciones económicas deficientes, avisa sobre gastos desmesurados e innecesarios, contratiempos en los negocios y en lo laboral.
  • Si se encoge de tal manera que sólo queda una bolita de fuego a punto de apagarse, es un mal presagio: posibles noticias de un accidente repentino.
  • Si comienza a derretir rápidamente la cera de los bordes de la vela, indica desgaste de energía psíquica, posible depresión a la vista.
  • Si la vela comienza a doblarse a un lado, advierte de una catástrofe económica.
  • Si la llama tiene tendencia a ir hacia un lado, izquierda o derecha, pero menteniendo esa dirección anuncia que la decisión tomada es la correcta.

2 mensajitos:

arturo92 dijo...

el articulo es muy interesante

La bruja en la burbuja dijo...

feliz feliz cumple nenaaaaaaaaaaaaaaaaa qu la pases re bien muchos besos

Con la tecnología de Blogger.

¿De dónde me visitan?