30/7/07

Lord Aalekhin Worg~



"[...] Si me viera un año atrás, no parecería algo completamente lejano a lo real o posible, sino algo lisa y llanamente utópico. Y a decir verdad siempre senti que eras tan lejana, tan perfecta, que eras demasiado, y que sin duda lo sos y todavia hoy pienso que estoy con vos y me resulta shockeante [...]
La perturbadora similitud de intereses que tenemos, en contraste con una abismal diferencia de personalidad que se observa y que, me permito decir, me resulta esencial [...]
Estoy aprendiendo todo acerca de mi vida mirando a través de tus ojos, nena.
Y es por eso que hago algunos visibles e invisibles sacrificios, porque una sonrisa en tu cara de nena tierna, un gesto de felicidad en tu casi transparente apatía, una lágrima en tu fría e implacable belleza melancólica, vale más que todo [...]
Sólo busco que seas feliz y que se dé eso es un sublime consuelo a mi alma [...]
Y asi debe ser, es un verdadero honor acompañaros milady, y soportar vuestros dolores y pesares y trascender en los defectos, y si es necesario recibiré golpes inmerecidos, palabras de desaliento, y humillación y sometimiento, siempre será un honor caer a vuestro lado, y no habrá mayor deshonor (ultraje de la consciencia) que dar un paso fuera de vuestro amor, a menos que ésta sea vuestra voluntad, mas si vuestro corazón asi lo siente: que así sea.
Ëndlich, no tengo mucho más que agregar a esta sutil declaración, sólo quizás, y de manera fehaciente, te amo...

.:[Lord Aalekhin Worg]:."

Ah... cómo se te extraña acá abajo.

Extraño tantas cosas.
Extraño ser la nena de alguien.
Extraño tu síndrome.
Y el mio.
Extraño las mañanas con medialunas y huevo frito.
Extraño ser Tariiija.
Y la nena cebada.
Extraño nuestros limes durante las horas de Gobbi.
Y las sesiones de fotos.
Las idas a Cabildo.
Los panchos en Peter's.
Rol en las horas libres.
Los daditos nuevos, y las charlas con el de Entelequia sobre Magic.
Y tantos detalles más que me hacían TAN feliz.

Bueno, no podía no subir algo sobre él.
Es una de las personas más maravillosas que conocí.
Se llamaba Matías, le decían Yaco, aunque yo le decía Posho.
Nos dejó hace casi dos años y es el día de hoy que lo extraño como si se hubiera ido ayer.
Las palabras no me alcanzarían nunca para terminar de describirlo. Tuve la dicha de estar con él menos de dos años, pero siento como si lo hubiera conocido de toda la vida, o de vidas anteriores, quién sabe...
Es loquísimo cómo algunas personas cruzan tu camino fugazmente y te marcan para siempre en lo más profundo.
Si bien uno continúa con su vida y conoce otras personas: otros placeres, otras felicidades y otras angustias... a él lo amé siempre y siempre voy a hacerlo.
Fue mi guía, mi amigo, mi amante, mi pilar y mi GM =) por eso le dedico este espacio.

Nota: Lo que les dejé arriba es un fragmento de la primer carta que me escribió y guardo con el mayor cariño del Mundo en una cajita, junto con algunas otras cosas.

1 mensajitos:

Mike dijo...

Nunca lo conoci al hombre que escribio esa carta y ya me cayo bien... Tenes razon al decir que hay cosas que duran tan poco y nos marcan tan profundamente.
Los recuerdos siempre van a quedar y son nuestro tesoro, uno que nadie nos puede robar.
Besos Maria!

Con la tecnología de Blogger.

¿De dónde me visitan?