29/7/07

Del fuego y las Salamandras~

Fuerza elemental: Fuego.

El elemento fuego nos trae la fuerza, la valentía, el coraje y la pasión por la vida. Es la energía en acción que nos motiva a levantarnos cada mañana y comenzar a trabajar. El fuego interior nos impulsa a buscar nuevos caminos, a enfrentar nuevos retos y correr riesgos.
Cuando trabajamos con el fuego nos sentimos vigorosos, entusiastas, optimistas y creativos. La danza activa al elemento fuego, nos conecta con la alegría de vivir y con la fuerza interna. El fuego puede convertirse en una experiencia avasalladora arrebatada y desenfrenada.
La naturaleza inesperada del fuego nos impulsa a guiarnos por nuestros instintos, actuar sin pensar y lanzarnos a la a ventura sin medir las consecuencias.
Cuando despertamos a los seres elementales del fuego en nuestro interior estamos creando un fuego sagrado que nos calienta, reconforta y reanima a continuar la jornada cuanto estemos exhaustos. El fuego interior se convertirá en una antorcha que nos guía y nos llene de valor y coraje cuando nos sintamos temerosos y confundidos.

Correspondencias del Fuego

Elementales: Salamandras
Rey Elemental: Djin
Tipo de Energía: masculina-proyectiva
Hora: mediodía
Estación: Verano
Dirección: Sur
Sentidos: oído, tacto
Colores: rojo
Instrumentos musicales: todos los de cuerda, guitarras, arpas, violín, etc.
Piedras: lava, obsidiana, ojo de tigre, ónice, pedernal, rubí, topacio, jaspe rojo, ámbar.
Metales: bronce y oro
Árboles sagrados: serbal, fresno, espino, roble, pirul
Animales: abeja, serpiente, camaleón, cocodrilo, iguana, oso, león
Signos Astrológicos: Aries, Leo, Sagitario
Hierbas y plantas: ajo, albahaca, angélica, amaranto, azafrán, caléndula, canela, acebo, cedro, cebolla, clavel, clavo, comino, crisantemo, cilantro, eneldo, enebro, girasol, granada, heliotropo, higo, hinojo, hierba de San Juan, hinojo, laure, mandrágora, menta, mostaza, naranja, nuez moscada, pimienta, rábano, romero, tabaco, árbol del té, zarzaparrilla.
Cosmogonía: Cuidaban la masa de gases radioactivos presentes en el planeta y de la materia incandescente que debía ir sedimentándose y enfriándose de a poco, para que el planeta en formación pudiera ser habitable.
Ofrenda para los elementales: velas, lámparas y pequeñas fogatas.


El elemento fuego está relacionado con rituales de magia sexual, de amor, y hechizos que tengan por objetivo incrementar la fuerza física, la iniciativa, el entusiasmo, la pasión, la belleza, el optimismo, la fuerza de voluntad para terminar proyectos que iniciamos e incentivar el amor propio.
A su vez, los elementales ígneos, las salamandras, limpian y purifican las bajas pasiones y vicios, y además nos permiten cambiar para mejorar aquello que traba nuestro desarrollo. Se encargan de destruir todas las fuerzas negativas, maleficios y conjuros que existan sobre una persona.


Un poco sobre las Salamandras:

La cábala las considera como el espíritu elemental compuesto de las mas sutiles partes del fuego.
Según su género se denominan Farisilles (masculino), Shallones (femenino).
Dirigen el elemento fuego y lo controlan. Trabajan durante las tormentas, tratando de orientar los rayos cuando se producen.
La organización jerárquica es la siguiente:

  • Farrallis: son líderes en su área, trabajan como maestros.
  • Aspiretes: son los ejecutores de los planes elaborados.
  • Hiarrus: son como una especie de gobernadores; elaboran los planes a ejecutar.
  • Ra-Arus: es la máxima categoría dentro de la línea de los elementales.

Oración de las Salamandras, según Eliphas Levi:

"Inefable e increado rey y padre de las llamas primeras, que eres llevado en el carro veloz de los mundos que incesantemente giran; dominador de las etéreas inmensidades donde se levanta el trono de tu sapiencia, desde cuya altura todo lo descubren tus ojos penetrantes y tus oídos benditos todo lo oyen; atiende la invocación de quien amas desde el nacimiento de los siglos; porque tu áurea y gran majestad, resplandece por encima del mundo, del cielo y de las estrellas, y sobre ellas te levantas. ¡Oh fuego resplandeciente! Allí tu brillas y perduras en ti mismo, por tu propio esplendor y salen de tu esencia inacabables arroyos de luz que nutren tu espíritu infinito. Este espíritu infinito alimenta todas las cosas y hace este tesoro inagotable de substancia siempre dispuesta para la generación que la elabora y que se apropian de las formas que tú te has infundido desde el principio. De este espíritu toman también esos benditos gobernantes de tu reino que circundan tu trono y que forman tu corte. ¡Protector de los bienaventurados mortales e inmortales! Tú resguardas sustancias que resultan maravillosamente semejantes a tu sabio pensamiento y a tu esencia venerable. Tu has concedido superioridad a los elementales que anuncian al mundo tus verdades. Ardemos en la incesante aspiración de poseerte; tú que enciendes la llama de la vida.
¡Bendícenos!"

[Eso está parafraseado del original del libro, pero lo esencial se mantiene… 0 ganas de copiar tooooda la oración xD]



Bueno, tenía que subir algo sobre estos seres que últimamente me persiguen en mis sueños, en forma de salamandra -per se-. Quizás tenga que purificar alguna pasión baja que tenga por ahi [léase 'filito'], quizás tenga que tomar coraje y terminar algo... quien sabe. Los mensajes oníricos son tan interpretables, pueden ser mil cosas. Mientras pienso me voy a desayunar.

Besitos, gracias x leer, y espero que lo hayan disfrutado.
1er post del día (: more coming!

2 mensajitos:

Aan'allein dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Tristán dijo...

Hola. Me ha gustado tu artículo sobre las Salamandras, aunque tengo que confesarte que cuesta un poco leerlo, porque el fondo es oscuro y la letra muy pequeña... Santa Lucía...
Un abrazo

Con la tecnología de Blogger.

¿De dónde me visitan?